Páginas

sábado, 16 de julio de 2011

El oído de las tortugas

En las Emydidae (Familia que agrupa varias tortugas semiacuáticas), este sentido sobre tierra firme se limita únicamente a la detección de los sonidos más bajosdel espectro sonoro, percibiendo más a menudo los posibles peligros a través de la vibración del suelo que a través de su oído o vista. Esto se debe a que sus
gruesos y duros tímpanos solo bajo el agua perciben con precisión las vibraciones sonoras.
En el agua disfrutan de un oído mucho más agudo, percibiendo un mayor espectro sonoro gracias a la perfecta adaptación de sus gruesos tímpanos, que funcionan con eficacia bajo elementos densos. Ello le permite una audición muy precisa a larga distancia, puesto que las ondas sonoras se expanden mejor en este elemento.
Sus oídos están a ambos lados de la cabeza, lo que les permite una audición estereofónica, por lo que pueden determinar con precisión la dirección y distancia de la que procede el sonido percibido.
La membrana del tímpano tiene una forma redondeada, y se encuentra en ambos lados de la cabeza.
En el caso de las Testudinae (Familia que agrupa todas las tortugas terrestres), el oído es un sentido casi inexistente, el cual se reduce a los sonidos más bajos de la escala sonora, acondicionado a la percepción de las vibraciones geológicas, delatoras del movimiento de grandes animales a su alrededor.